¿Es necesario planificar la #Renta?

Desde Tax & Iuris, Abogados y Asesores Tributarios queremos resaltar la relevancia de “planificar” la factura fiscal de cada año antes de finalizar el mismo, y ello porque a la hora de preparar y presentar la renta en junio del año siguiente las sorpresas pueden ser mayúsculas. Evitemos los lamentos!!

Nadie dice que debamos tener un hijo en 15 días, ni mucho menos que intentemos forzar situaciones económicas ilógicas, pero sí que actuemos de forma coherente en consideración a nuestros ingresos, nuestro patrimonio y la normativa actual. Y este último punto es de importancia capital, dado que con la inestabilidad política actual, las reglas del juego pueden cambiar en cualquier momento.

Sin ánimo de exhaustividad, veamos algunas de las circunstancias a las que podemos “echar una pensada”:

Los planes de pensiones ayudan a rebajar la factura fiscal hasta un máximo de 8.000€, teniendo como límite el 30% de la suma de los rendimientos netos del trabajo y de los rendimientos netos de actividades económicas. Dicho importe se puede incrementar por las aportaciones a planes de pensiones realizadas en favor del cónyuge cuando perciba un rendimiento de trabajo inferior a 8.000€ al año, siendo el tope de la aportación de 2.500€.

Los donativos a entidades sin ánimo de lucro permiten deducir el 75% en donaciones de hasta 150€. Sobre la cantidad que supere los 150€ se aplicará la desgravación general del 30%, que se ampliaría al 35% si en los 2 años anteriores se hubieran realizado donativos con derecho a deducción en favor de una misma entidad por importe igual o superior, en cada uno de ellos, al del ejercicio anterior.

La inversión en empresas de nueva o reciente creación (ángel inversor) permite aplicar una deducción del 20% en la cuota del IRPF de la inversión realizada, con base máxima de deducción de 50.000€ anuales, limitada a una participación junto con su cónyuge y familiares, hasta el segundo grado incluido. Esta deducción nunca deberá superar el 40% del capital de la entidad, cuyos fondos propios tampoco podrán superar los 400.000€ al inicio del período de la entidad en que el inversor adquiera las acciones.

Quizá sea el momento de comentar con tu empleador (o implantar en tu empresa) la posibilidad de sustituir parte de las retribuciones dinerarias por retribuciones en especie que tengan la consideración de rendimientos exentos de tributación en el Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (véase por ejemplo, seguros sanitarios para el trabajador, ticket restaurant…), lo que redundaría en un ahorro fiscal.

Por último, si eres autónomo persona física desarrollando una actividad económica de relevancia, puede resultar interesante la vehiculación de dicha actividad a través de una sociedad mercantil, ello no solamente por cuestiones fiscales, en especial por la limitación de responsabilidad que ofrece una sociedad es responsabilidad limitada a sus socios.

Esperamos que esta pequeña píldora de consejos os sirva para planificar de una forma más eficiente vuestra declaración de Renta del ejercicio 2016.

En caso de querer ampliar o consultar cualquier otra información, como siempre, estamos a su disposición.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s